Los Niños y Jimeno nos cuentan qué pasa cuando te mueres: "El alma sigue pero el corazón se para y para de bombear sangre".